Más allá de las VPN: la tecnología Zero Trust

Tecnología Zero Trsut

En un entorno en constante evolución, las VPN tradicionales ya no son suficientes para proteger los activos digitales. 

La creciente sofisticación de los ataques informáticos, el incremento en el uso de aplicaciones nativas en la nube y la necesidad de permitir el acceso remoto seguro a aplicaciones y servicios, están planteando desafíos significativos para la ciberseguridad. 

¿Las VPNs garantizan la seguridad en línea y la protección de los datos? 

Es importante mencionar que, aunque las VPN son una herramienta valiosa para proteger los accesos en un entorno de trabajo remoto, no son una solución única para todos los problemas de seguridad. Deben combinarse con otras medidas de seguridad. 

A pesar de su utilidad en la conexión segura a través de Internet, las VPN tienen limitaciones significativas que las hacen insuficientes para abordar todas las necesidades de seguridad y cumplimiento de las empresas.

Limitaciones 
  1. Las VPN no son capaces de hacer cumplir de manera efectiva los requisitos de seguridad y cumplimiento de los dispositivos corporativos. Aunque permiten la conexión segura a la red empresarial, no tienen la capacidad de garantizar que los dispositivos remotos cumplan con las políticas de seguridad de la empresa. Esto significa que los empleados pueden conectarse a la red de la empresa desde dispositivos que no estén debidamente configurados o actualizados, lo que potencialmente aumenta el riesgo de vulnerabilidades. 
  2. Exponen a las empresas a riesgos al dar acceso a toda la red corporativa en lugar de limitarse a un recurso o aplicación específica. Esto significa que, en caso de que un dispositivo o usuario sea comprometido, un atacante podría acceder a toda la red. Esto es un riesgo significativo, ya que un único punto de acceso no autorizado puede poner en peligro la seguridad de toda la infraestructura. 
  3. No son compatibles con el acceso basado en roles. Esto significa que no pueden aplicar políticas de acceso granular que determinen quién tiene acceso a qué recursos en función de su función o necesidades laborales. Esto puede llevar a la exposición de información sensible a empleados que no deberían tener acceso a ella. 
  4. Las VPN no ofrecen protección integral frente a los ataques basados en la web. En un entorno donde el phishing, el robo de credenciales y los ataques de «malvertising» son cada vez más comunes, las VPN no brindan protección adecuada contra estos peligros. Las conexiones cifradas por VPN no previenen que los usuarios caigan en trampas de phishing o descarguen archivos maliciosos. 

Protección de la red con tecnología Zero Trust

Como ya hemos mencionado anteriormente, en un entorno en constante evolución, las VPNs ya no son suficientes para garantizar la seguridad de la red, y es aquí donde entra en juego la tecnología Zero Trust. 

¿Qué es la tecnología Zero Trust?

Zero Trust es un enfoque de seguridad que se basa en la premisa de no confiar en ningún usuario o dispositivo, ni siquiera en aquellos que se encuentran dentro de la red corporativa. A diferencia de las VPNs, que a menudo otorgan un acceso amplio y confiable a la red, Zero Trust permite aplicar condiciones de acceso, mayores restricciones y un acceso definido a la aplicación o recurso determinado. 

En un modelo Zero Trust, se verifica la identidad del usuario y la seguridad del dispositivo desde el que va a acceder al recurso y/o aplicación, y chequeará que cumpla las condiciones estipuladas antes de permitir el acceso. 

¿Cómo la tecnología Zero Trust ayuda a las compañías a mejorar la seguridad de sus aplicaciones y datos?

Es crucial seguir una serie de pasos para proteger los dispositivos y recursos de la empresa. Estos cinco pasos no solo fortalecen la seguridad, sino que también mejoran la productividad de los empleados en entornos de trabajo cada vez más dispersos: 

1. Protección de su red de accesos no deseados 

  • Supervise quién accede a qué recursos y con qué dispositivos, manteniendo un registro de las conexiones. 
  • Proteja la red de la empresa de dispositivos comprometidos para evitar intrusiones no autorizadas. 
  • Proporcione instrucciones a seguir en caso de acceso fallido o infracciones de la política de seguridad, lo que facilita la resolución de problemas por parte de los usuarios.

2. Protección del acceso a aplicaciones locales: 

  • Establezca controles basados en roles y atributos para otorgar acceso contextual a usuarios y dispositivos de confianza, minimizando los riesgos de acceso no autorizado. 
  • Garantice la privacidad de la información al mantener los datos dentro de su infraestructura, lo que protege contra posibles fugas de datos. 
  • Proteja el acceso sin agregar latencia adicional a la red, lo que garantiza un rendimiento óptimo. 

3. Aplicación de políticas y capacitación usuarios: 

  • Mantenga un alto nivel de seguridad con comprobaciones continuas de la identidad de los usuarios y los dispositivos, así como del estado de seguridad. 
  • Implemente políticas generales, como el cifrado de discos, el bloqueo de pantalla y el bloqueo automático del acceso para dispositivos comprometidos. 
  • Proporcione a los usuarios bloqueados instrucciones de reparación sencillas que puedan seguir por sí mismos, lo que agiliza la resolución de problemas. 

4. Sistema de registro de acceso a aplicaciones y carga de trabajo: 

  • Optimice los informes de auditoría y cumplimiento para garantizar el seguimiento y la supervisión efectiva de los usuarios y dispositivos que acceden a las aplicaciones locales. 
  • Obtenga información útil sobre la telemetría de los terminales, establezca políticas de acceso y supervise constantemente el estado de seguridad de los dispositivos y más. 

5. Protección Frente a Ciberataques: 

  • Proteja su empresa contra una variedad de amenazas, incluyendo phishing, malware, ransomware, robo de credenciales y redes Wi-Fi comprometidas. 

Siguiendo estos pasos, las empresas pueden mantener un alto nivel de seguridad, proteger sus recursos y, al mismo tiempo, mejorar la productividad de los empleados en un entorno laboral en constante evolución. 

Conclusión: garantizando un futuro seguro con Zero Trust

En resumen, las VPNs, si bien han sido fundamentales, presentan limitaciones ante la complejidad de las amenazas digitales actuales. La Tecnología Zero Trust emerge como la respuesta, desafiando la confianza ciega y adaptándose a un entorno laboral en constante cambio.

Para más información👇
📧 info@grupoactive.es
☎️ 674 340 810